jueves, 19 de abril de 2012

El mundo en su mano

22 comentarios:

  1. que ternura de foto...a su mundo ya le falta un mordisquito, esperemos que esa galleta tenga en el futuro un reparto mas justo y equitativo
    saludos

    ResponderEliminar
  2. Desde luego si la galleta se viera por el otro lado sería un anuncio cojonudo de galletas. Muy bonita y poética la foto :)

    ResponderEliminar
  3. Tierna metáfora fotográfica. Me gusta mucho.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. galletitas "María", el gusto infantil que apetece toda la vida,
    maravilloso
    saludos

    ResponderEliminar
  5. Balbi, si te das cuenta es un mordisco lento, pero seguro (la mano lo garantiza) ¿El futuro? Tema arduo, me quedo con la manita y la galleta.

    ResponderEliminar
  6. Lajarín, mira que tienes visión de marketing, eh. Digamos que es simpática la instantánea.

    ResponderEliminar
  7. Tierna, sí, Salam. Por cierto, si me permites: ¿cómo enfocarías la metáfora?

    ResponderEliminar
  8. Omar, ¿también se las conoce como Marías en esa región?

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Noexisten. Es que yo una vez estuve en ese mundo. El subconsciente habla antes de que nuestra capacidad racionalizadora provoque las palabras o los clics de una imagen fotográfica..

    Dudaba si poner un texto debajo, pero ¡es tan expresivo el plano...!

    ResponderEliminar
  10. El mundo era de otro color cuando cabía en una mano... Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Y tanto, Guadalupe. De otro color, de otra dimensión, de otra textura...Alguna vez tuvimos ese mundo entre nuestros dedos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Siempre pensé que el mejor invento del hombre es la rueda y el segundo la galleta Chiquilín. Lástima que sea cuadrada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Bienvenido, IslaMisteriosa. Entiendo que la imagen te puede y el recuerdo de quien te dio las primeras galletas también. Ojo, las Chiquilín como las Marías ya no son lo que eran. Los fabricantes nos traicionaron hace tiempo.

    Gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  14. Qué alegría ver a un niño que tiene comida en la mano y un abrigo para resguardarse del frío. Bonita imagen. Algunos tienen el mundo en sus manos desde el momento en el que abren los ojos.... Los afortunados. Besos alados.

    ResponderEliminar
  15. Así es, Campanilla. Aún no se logra que todo el género humano tenga esas dos referencias que cubran sus necesidades. Parece mentira, ¿verdad? Habrá que hacer más porque todos los niños sean afortunados como éste. Aunque quien le lleva en brazos es probable que ahora mismo esté en paro.

    Un abrazo y gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  16. Dan ganas de comer esa mano tan tiernecita. Manos grandes, pero tan pequeñas. Manos que abarcan un mundo a su medida, un mundo dulce todavía intacto.
    Que esa esperanza se despliegue por nuestras mentes.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Mariola, ay esas tentaciones tan comprensivas. El tesoro del niño es la galleta y el nuestro es el niño. Incluso cuando crecemos y no quiere crecer en nuestro interior. ¡Con toda la razón del mundo! Nada nuevo, repetición en la biología amplia de las especies. Todavía intacto: ¿podremos seguir viviendo adultos manteniendo algo intacto del niño que fuimos? Yo creo que sí. Que cada cual piense que es lo que aún mantiene incólume.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar