jueves, 14 de marzo de 2013

Disposición




Es uno de los animales más simbólicos en nuestra cultura. Simbolismo que a su vez lo heredó de otras anteriores, adaptándolo después a los significados interesados. El hombre utiliza desde la remota antigüedad a los animales para proyectar sus propios códigos morales. Y de este modo, por ejemplo, reconoce y exalta en el águila su capacidad de visión, el vuelo preciso y calculado, la enérgica resolución al caer sobre las presas, el triunfo de la captura. El ser animal de las alturas le aproxima al cielo más que a la tierra, lo cual hace que en la perspectiva humana, que en ocasiones resulta más geométrica de lo que solemos pensar, se le conceda un valor sacro y elevado, salvador, frente a los animales de la superficie o de la profundidad de la tierra. En ese esquema maniqueo de lo bueno arriba y lo malo abajo la representación encarnada por el ave rapaz es muy visual, pero equívoca. Mas así son los humanos y, en concreto, las mentalidades que las castas dominadoras de la cultura occidental han impuesto sobre la grey. Nuestra cultura es muy sincrética y la hondura de los significados del águila vienen de muy atrás. Pero es una cultura muy reduccionista para objetivos que reducen todavía más las líneas del pensamiento simbólico. Cierto que en la iconografía este ave rapaz suele ir acompañado de otro animal, la serpiente. Lucha permanente con él, nuestra cultura otorga al águila un valor superior guiado por el bien y a la serpiente le relega al rol de portadora de la maldad. Una manera de ignorar la característica arcana representada en la serpiente: la sabiduría, la prospección del conocimiento, aquello que precisamente hará libres y mejores a los hombres. Pero hoy me he encontrado sólo a la rapaz, tal vez dispuesta a emprender el vuelo porque haya visto desde sus alturas al opuesto, del que va a comer.

 

6 comentarios:

  1. Pues mira que me gustan los animales, pero no soy mucho de pájaros... Prefiero a esa serpiente que nos refieres. Saludos alados y buen día.

    ResponderEliminar
  2. Los animales son todos encantadores (simpatías apartes) Los símbolos que los humanos hemos contruido a su cuenta no tanto.

    ResponderEliminar
  3. Muy hermosa, a mi las aves me fascinan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero ésta es una ave de bronce, bíblica, más poderosa (o eso se creen) que las dotadas de vida y supervivencia.

      Eliminar