miércoles, 6 de febrero de 2013

La gente, de cabeza






Erectos somos, pero algo ha variado. ¿Fue hace poco o viene desde la niebla? Práctica habitual: el hombre anda de cabeza. Las gentes crecen hacia el subsuelo. ¿Buscando las raíces o sintiéndose ángeles caídos? Pero esta especie nuestra, ¿de verdad se creyó alguna vez que podría ser la dominadora del planeta? Ni siquiera nos hemos quedado en reyes del mambo. No, el mundo no ha dado la vuelta. Pero el eje de las aspiraciones no siempre coinciden con el de las posibilidades. Henos aquí, cabeza abajo. Si al menos sirviera para ver con más claridad el suelo que pisamos...


16 comentarios:

  1. la corrupción que impera, al menos en España, no es sino un símbolo más de la pérdida de toda moral y ética.. nos hemos alejado de aquello que nos diferenciaba del animal.. y así vmos. será cuestión de retroceder y mirar hacia dentro..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en términos generales, así es, Ico. En términos más precisos hay cierto clan con nombres y apellidos que han practicado la corrupción mientras otros trabajábamos décadas y cotizábamos a la SS y declarábamos a Hacienda sin opciones. Debería producirse una catarsis. Pero ¿están todoss dispuestos a hacerla?

      Eliminar
  2. ¿Cómo no reconocernos en esa fotografía? Es cierto, el eje de las aspiraciones no siempre coincide con el de las posibilidades, por eso caminamos así.

    Estupendas fotografías.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De cabeza vamos y nos llevan. Pero hay que dar la vuelta a la imagen y caminar erguidos. Gracias.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. El tema estaba ahí, al alcance, pero en plan murciélagos. Gracias, Dolors.

      Eliminar
  4. ¡Me encantan estas fotos! Reflejan un poco esa manera tuya de ver las cosas desde otra perspectiva diferente y, por supuesto, refleja lo de cabeza que estamos los humanos últimamente ¿o acaso siempre íbamos así y no nos hemos dado cuenta?
    Cuando las cosas se van deteriorando, no las vemos hasta que es demasiado tarde.

    Un abrazo y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Francamente, Montse, creo que tienes razón en todo. Esa idea de que no vemos -la sociedad, el conjunto, la ciudadanía- las cosas en su gravedad hasta que nos atropellan me obsesiona. Y entonces acaso ya no hay solución buena.

      Buen descanso y gracias por seguir-me.

      Eliminar
  5. Unas fotos tan simples como efectivas, muy buenas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, son elementales, y por esa razón me atraía. La inversión de los cuerpos: hay algo de metáfora en estos tiempos. Gracias, VDPh.

      Eliminar
  6. La segunda, con el rótulo bancario, supera toda metáfora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La enajenación. La usurpación. La rendición.

      Eliminar
  7. Quizá sea sólo una cuestión de contrarevolución, de aquellas que únicamente afectan a nuestras almas inciertas...

    http://andantemaestoso27.blogspot.com.es/2013/02/28-al-suave-aliento-de-quien-no-sabe.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpa. Eso de contrarevolución no lo entiendo bien, g. ¿O querías decir contracultural?

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Hola, llegué siguiendo el contacto de un amigo, me gustó la entrada, una visión para tener encuentra.
    Voy a recorrer con más tiempo este blog.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, paséate cuanto gustes, HUmberto. Cordialmente.

      Eliminar