lunes, 6 de mayo de 2013

Coloquio




Digo coloquio pero de manera análoga podría llamarse congregación, reunión conspirativa o jamboree de camaradas nostálgicos. Les une la febril y persuasiva doctrina de convertirse en ápice de la cabellera. En constituir un más allá del límite de una testa. Si les guía la obsesiva certidumbre de creer que protegen la materia gris de los sesos o que ocultan los desiertos que las calvas ofrecen en exposición sería algo a discutir. Dejan de ser masa en el instante decisivo en que la venta se adjudica y se acoplan a un parietal, a un frontal, a un occipital. Dudo que a los cráneos en su naturaleza salvaje les haga gracia que caiga sobre ellos uno de estos borsalinos. De momento, la espera. Conversación animada, polémica, competición o subasta, oí sus voces al pasar junto al escaparate. Y lejos de reclamarme, alguno de esos especímenes me sacó la lengua.



6 comentarios:

  1. Não sei se este blog terá mais publicações mas tenciono passar por aqui sempre que possível.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco lo sé yo, pero agradezco tu visita, Mary Brown.

      Eliminar
  2. Aun reconociendo que estos especímenes no acaban de acoplarse cómodamente en mi cabellera, me resultan atractivos y me encanta juguetear con ellos cuando los veo, aunque siempre acabo siendo yo la que les saca la lengua justo antes de volverlos a dejar con sus colegas. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo así me pasa a mí, son atrayentes pero no los veo en su punto de acoplamiento en mi testa. Y sin embargo es como si hablaran, incluso más allá, como si retransmitieran historia, tiempos inexistentes, circunstancias marchitas.

      Eliminar
  3. Buenas Fiestas y Muy Feliz Año 2015

    Saludos afectuosos.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis mejores deseos, el 2015 será nuestro (de cada cual quiero decir, que eso es muy a la carta)

      Eliminar